es constitucional, no confundas

Ante la demagogia, retórica y desparpajo de los nuevos y viejos políticos

Publicado: 2014-01-23

Que puede un viejo o joven político hacer con su pueblo, distrito, condado, región o país si no pudo con lo suyo, a nivel personal obviamente. Si de incursionar en política significa tomar el poder para gobernar, esta debe ser por principio con ética e ideología, con ejemplos y hechos personales de mediana o gran trascendencia. Es decir todo aquel que anhela ser gobernante debería ser buen padre, excelente esposo, buen hijo, exitoso emprendedor, de buenos valores y de conciencia limpia. Caso contrario es incoherencia, capricho, oportunismo, embaucador, desfachatez, conchudez, pillaje y torpeza histórica.  

En los últimos años de esta época en cada rincón de la América Latina, nacen “lideres”, se fabrican y las hacen sin control de calidad; nace un político o politiquero a cada hora que pasa, y las engendran, algunas veces, en un vaso de cerveza de alguna cantina de mala muerte, quizá por ahí en el lecho del vagabundo charlatán. Estos quieren tomar el poder a través de las urnas vía democracia y populismo vergonzoso, a la vez dentro de su anomalía social sueñan hacer de la suyas al tener acceso a presupuestos fiscales de pueblos jóvenes y grandes urbes.

El sentido ante la demagogia, retórica y desparpajo es que el gobernante, el político debe tener una actitud exitosa a nivel espiritual y material: ontológico, de valores y de riqueza. Solo así garantiza un buen gobierno, caso contrario es una estrategia de saqueo, de corrupción y de fuga de capitales que bien dichos activos financieros podrían invertirse en salud pública, educación, nutrición, transporte y lucha contra la inseguridad.

A veces es ridículo escuchar propuestas políticas de hombres que no son ni jota en su vida personal, y bien, la hacen y llegan al poder por populismo para malversar fondos públicos de los hombres que incluso son intachables e importantes que no incursionan en política desde que los bandidos se hicieron de ellas. Pues así es, cruda realidad. Alguien decía por ahí, que si no quieres ser gobernado por inútiles tienes que incursionar en política.

Me mata pensar que un fracasado me vaya gobernar y a mis hijos que puede reflejar con su cochambroso ejemplo. Solo corrupción, incapacidad, injusticia...

Sin embargo, debo indicar que existe cierta cantidad de los que si merecen la confianza de ciertos pueblos. Son aquellos que con el ejemplo lo dicen todo, con sus actos proponen cambios, su historia nos habla e influye en nuestra vida. Son un tanto de varones y un tanto de mujeres. Ahí están.

No hablo de derecha ni de izquierda ni de centro pues claro está que en todas partes anda el parasito. Jode y se jode solo… la historia no perdona, tarde o temprano es lo que es…

Tenemos líderes históricos que nos han vendido sin consultarnos, grandes señoritos que manejan bien la palabra de tendencia mesiánica y ambulante al ciento por ciento de pañuelo blanco.

Existen líderes que por vocación social llegaron a gobernar pueblos excluidos, cuyo entorno impostor les llevó a la debacle, a la pobreza, desconfianza y levantamiento violento…

No se excluye menos se dispensa a grupos económicos que engendran lideres para el continuismo brutal y absorción de riquezas de los pueblos.

No se soslaya ni se obvia a los que todo lo saben, bien porque salieron de la privada o la pública.

Solo debe quedar claro que todo varón o mujer que incursione en política, bien porque le interesa el destino de una sociedad a nivel macro o micro, debe ser una persona exitosa más no un don nadie.

Emil Mejía

La Bella Durmiente Tingo Maria, 21/01/2014


Escrito por

Emil Mejía

Soy de la generación a la cual perteneces.


Publicado en

Pigmentos de altura

Mientras el tiempo siga corriendo en pos de nuestra vida seguiremos compartiendo todo lo que el corazón ordene y la mente actué...